Select language (google translator)

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30.1.11

Curiosidades Bibliográficas (2)

EL PALIMPSESTO DE ARQUÍMEDES

Nuestra historia comienza hace mucho tiempo, en el siglo X, probablemente en la segunda mitad de la centuria. En la fabulosa cuidad de Constantinopla, donde se ubicaba la única escuela conocida dedicada al estudio y la copia sistemática de antiguos escritos matemáticos, pero esto es sólo el principio.

Corría el año de 1906 cuando John Ludwing Heiberg, autoridad mundial en materia de Arquímedes, realiza un descubrimiento apasionante. Intrigado por la transcripción de parte de un texto subyacente en un códice medieval llevada a cabo por Papadopoulos-Kerameus en 1899, decide viajar a la Iglesia del Santo Sepulcro en Constantinopla donde se albergaba el manuscrito para poder fotografiarlo y estudiarlo detenidamente. Es entonces cuando se revela ante él un hecho asombroso, el texto que se oculta bajo el Libro de Horas contiene siete Tratados de Arquímedes, de los cuales dos de ellos son copias únicas en el mundo y otro es la única copia en griego que existe . Ludwing incorpora sus descubrimientos en una nueva edición sobre las obras completas de Arquímedes (1910-1915). 


Fotografía tomada por Ludwing


Nos encontramos ante un Libro de Horas escrito en el s.XIII,  para su elaboración "reciclaron" otro códice, recortando el formato inicial y tratando la piel de forma que el texto original quedase empalidecido y pudiera reutilizarse el pergamino para volver a escribir en él (denominados palimpsestos). Se trata de una práctica recurrente en épocas de escasez de soportes escriptóreos, hay que tener en cuenta que la fabricación del pergamino era un proceso lento y costoso.

Tras siglos oculto bajo textos religiosos, y una vez destapado su secreto, el palimpsesto de Arquímedes vuelve a desaparecer.

El 28 de Octubre de 1998 la Casa Christie´s de Nueva York saca a subasta el códice, para sorpesa del Gobierno Griego que reclama su propiedad. Pero los herederos del libro defienden su lícita adquisición, un coleccionista francés lo compró y desde entonces forma parte de una colección particular.

Finalmente el libro sale a subasta, pero con aspecto diferente: muestra un sustancial deterioro (ataque micótico), pérdida de algunas páginas y el añadido de unas iluminaciones de los cuatro evangelistas (que ocultan aún más los textos matemáticos). 


Los Rayos X revelan el texto subyacente

Es un recorrido misterioso el de este ejemplar único y no menos sorprendente es el desenlace de su historia, puesto que es adquirido por un comprador anónimo que lo deposita en el Museo de Arte Baltimore, donde se llevó a cabo una campaña para su estudio, conservación, restauración y difusión. Hoy día pueden verse online los resultados de todos estos estudios.


Proceso de restauración

Este caso me resulta tan apasionante, no sólo por la propia historia del códice (brevemente resumida en este artículo) que ya de por sí es digna de una novela de suspense, sino también por lo que ha venido detrás. El Museo de Arte Baltimore ha aplicado las más modernas tecnicás analíticas al estudio y recuperación de este palimpsesto, desde las imágenes multiespectrales a los Rayos-X sincrotrónicos. Todo un alarde de ciencia, tecnología y trabajo multidisciplinar que culmina con brillantes resultados.

BIBLIOGRAFÍA:

http://www.archimedespalimpsest.org/index.html

1 comentario:

Urzay dijo...

Después de leer esto y la detallada información enlazada, todavía resulta sorprende que hayamos podido conservar una parte, pequeña pero al menos significativa, de la cultura clásica. El manuscrito sobrevivió bastante decentemente el paso de los siglos (que era lo difícil) pero a duras penas pudo sobrevivir al siglo XX (que parecía lo fácil). Muy interesante entrada.
Un saludo